Violencia de genero prostitutas prostitutas en babilonia

Prostitutas en castellon

violencia de genero prostitutas prostitutas en babilonia

Por todo ello, podemos ver en muy diversos textos una concepción muy negativa de la figura de la prostituta: Placa de terracota erótica. Las leyes castigaban con gravedad el adulterio, no sólo estaba penado en textos judiciales, si no esta condena social del adulterio también se puede apreciar en otros textos ya sean médicos, adivinatorios, etc. En cuanto a los códigos jurídicos sabemos que en el Código de Hammurabi se recogen varios artículos relacionados con el adulterio: Placa erótica de terracota.

Estas leyes sólo se aplicaban si la mujer era la esposa legal del hombre. Dejando al marido aplicar el mismo castigo a su mujer y a su amante. Varios textos nos hablan de las consecuencias negativas de tener relaciones dentro de ciertos grados de parentescos. El Código Hammurabi en su artículo castigaba el contacto sexual entre padre e hija, el padre era expulsado de la ciudad, aunque desconocemos la suerte que correría la hija.

El incesto entre madre e hijo se castigaba con la muerte de ambos art. Si un hombre de la familia tenía relaciones con la esposa principal , sin que esta fuese su madre biológica, éste sufría el ser echado de la casa paterna art. La violación era severamente castigada, ya que castigaba con la muerte al violador de una mujer casada; aunque hay que remarcar que estas leyes no se realizaban bajo el concepto de proteger a la mujer sino para proteger la propiedad del hombre, ya fuese su esposa o su hija.

Si la mujer que sufría la violación no estaba casada se buscaba compensar económicamente a la familia de la mujer y el violador debía casarse con ella, sin poder repudiarla. Eso me puso triste y me hizo feliz, al mismo tiempo. Feliz, porque el libro comenzó a circular, ganó lectores, y en cuestión de unos pocos años he recibido miles de mensajes desde todas partes del mundo en mi correo, tuve que comprar una contestadora y cada mes el cartero trae a mi casa de diez a veinte cartas. Hoy, si apareciera esa persona que hurtó mi libro del Premio Casa de las Américas, le haría un homenaje de agradecimiento por una razón simple: Pero en Habana Babilonia el verbo se engrandece en tus manos.

Pocos estudios he leído sobre una costra moral como la prostitución en este caso, con tal pericia narrativa. Enhorabuena por este fascinante estudio. Tristeza por las culpas que nos tocan en no haber sabido detener tan asqueroso mal; e impotencia por saber que esa realidad se multiplica y complejiza cada día.

Demuestra lo que ya sabíamos: Espero que quienes lo lean descubran que existe esa otra Cuba que propones, y que es una de las Cubas que debemos curar, como se cura una gangrena: Es un libro magnífico, desgarrador, bien escrito, de una prosa segura y fuerte, que nos recuerda cosas que no debieran suceder en nuestro país. Gracias por haberme lanzado de cabeza a la reflexión sobre nuestra realidad con estas historias de seres aplastados por la Historia.

Acabo de leer tu magnífico libro sobre la prostitución en Cuba, que se me antoja el mejor inventario de víctimas de la sociedad cubana actual. Al igual que Chaplin, Cantinflas y la muerte de Celia Cruz, me hiciste reír y llorar a la vez. Lo leo maravillado y agradecido. Los cinco son personas mayores de 60 años. El sociólogo estima que tu imaginación aportó algo, si no bastante y que algunos personajes los exageraste hasta la caricatura.

Los dos ingenieros se sintieron impresionados ya que el bajo mundo que nos descubres es preocupante, por lo que recriminaron al sociólogo. El abogado y el sociólogo, a su vez, entablaron recia polémica. Me enorgullece leer que tanta gente que quiero y respeto haya opinado así sobre mi libro, aunque le siga pidiendo a mi Dios que me de la humildad necesaria para no ser petulante.

También, intentando ser fiel a esa humildad, confieso que debo agradecer el actual nombre a uno de esos lectores secretos. En el año , mientras asistía a la presentación en la provincia Las Tunas de uno de mis libros publicado por editoriales cubanas: Me pareció tan perfecto el título que él mencionó que, a mi regreso a La Habana, decidí cambiarle el nombre al libro.

Desde entonces, y gracias a ese lector anónimo, este libro se llama Habana Babilonia ó Prostitutas en Cuba. Y esta que he contado, es su historia. I will never forget my first years in a literary workshop.

It was one of those literary workshops, fortunately, with special advisors and a special status, which did not abound on the island, as I realized years later, when I began a war without quarter against the system of literary workshops and the many writers who defended that way of perfecting the creative talent of the young people we had, pitting them against each other so that, in order to belong, they had to suffer what was considered an indispensable step on the island for anyone aspiring to be a writer.

Our workshop was special because it reunited special people. My happiness doubled, years later, exactly in , when Alberto Garrido and I decided to compete for the House of the Americas Literary Prize, he with a book of short stories and I with my already well-known testimony Havana Babylonia or Prostitutes in Cuba.

All the unofficial news had us both winning the prize: Throughout the book, and during seven chapters, four structural blocks alternate: Ya en una de sus novelas, el autor había anunciado que escribiría una obra como esta en su vejez:.

Por primera vez un escritor de lengua española escribe sobre este tema con un estilo coloquial y barroco. En La Puta de Babilonia Vallejo no ahorra críticas ni adjetivos peyorativos a las tres religiones del libro a las que se refiere como "los tres fanatismos semíticos": Típico del estilo personal de Vallejo, en esta obra hace gala de una rica prosa salpicada de adjetivos vulgares contra todos aquellos que manejan o detentan el poder desde lo alto:.

El entierro de Woytila Y termino con quien he debido empezar, la mosca carroñera Kofi Annan que en sus diez años por la ONU no se perdió boda de puta ni capada de marrano. De Wikipedia, la enciclopedia libre.

Artículos que necesitan referencias Wikipedia:

violencia de genero prostitutas prostitutas en babilonia Y esta que he contado, es su historia. Las prostitutas han declarado que los establecimientos en los que estaban, ya fueran legales o ilegales, no hacían casi nada para protegerlas. Para seguir navegando debes aceptar nuestra política de Cookies, que mejora la experiencia en la navegación, analítica web y publicidad de nuestro sitio web. Saramago, al responder sobre las polémicas en las que estuvo involucrado con el lanzamiento del libro Caín en ely sobre si el lanzamiento de un libro como éste podría causar controversia en Españadijo: Mujer en la ventana, British Museum. Happy, because the book began to circulate, attracted readers, and in a few years I had received thousands of messages from all over the world in my mail. I read it with amazement, gratefully.

El 1er Protocolo adicional a la Convención de Naciones Unidas contra la criminalidad transnacional organizada para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, en particular de mujeres y niños , define la trata como la organización de la migración legal o ilegal de personas, incluso consentidoras, con fines de explotación. A esta violencia se añade la del cliente.

Suzan Kay Hunter, Benson et Matthews, La violencia de las condiciones de vida origina traumatismos físicos, sexuales y psicológicos. Ya hemos mencionado la dependencia de la droga y del alcohol. Citemos las enfermedades sexualmente transmisibles, los síndromes inflamatorios de la pelvis, la hepatitis, la tuberculosis, los embarazos no deseados, los abortos forzados, las alteraciones psíquicas y mentales, los trastornos del sueño, las tentativas de suicidio y los asesinatos.

Alrededor de 42 millones de personas en el mundo viven con el virus del Sida. Esta epidemia afecta principalmente a las prostitutas.

En Camboya, de En el nordeste de la India, los científicos han observado que a un nivel importante de prostitución a lo largo de las principales carreteras correspondía un porcentaje elevado de infección por el VIH. Los compradores de sexo que rechazan generalmente todo control de su demanda sexual, como el uso del preservativo, constituyen un elemento importante en la difusión de esta epidemia.

En la Organización Internacional del Trabajo en un informe sobre Asia apela al reconocimiento económico de la industria del sexo. Subrayando la expansión de esta industria y su contribución no perceptible en el P. En el la OMS solicita la regulación de la prostitución para luchar contra la epidemia del Sida. Esta industrialización, a la vez legal e ilegal, reporta miles de millones de dólares.

Etiopía, Colombia y China son también países proveedores. En el diario de Zurich, Blick, publicó que Suiza tenía la mayor densidad de prostíbulos de Europa. La legalización de la prostitución en el Estado de Victoria en Australia ha conducido a una expansión masiva de la industria del sexo. Si en había 40 prostíbulos autorizados, en había 94 y 84 servicios de acompañante.

Sullivan et Jeffreys, Enhorabuena por este fascinante estudio. Tristeza por las culpas que nos tocan en no haber sabido detener tan asqueroso mal; e impotencia por saber que esa realidad se multiplica y complejiza cada día. Demuestra lo que ya sabíamos: Espero que quienes lo lean descubran que existe esa otra Cuba que propones, y que es una de las Cubas que debemos curar, como se cura una gangrena: Es un libro magnífico, desgarrador, bien escrito, de una prosa segura y fuerte, que nos recuerda cosas que no debieran suceder en nuestro país.

Gracias por haberme lanzado de cabeza a la reflexión sobre nuestra realidad con estas historias de seres aplastados por la Historia. Acabo de leer tu magnífico libro sobre la prostitución en Cuba, que se me antoja el mejor inventario de víctimas de la sociedad cubana actual.

Al igual que Chaplin, Cantinflas y la muerte de Celia Cruz, me hiciste reír y llorar a la vez. Lo leo maravillado y agradecido. Los cinco son personas mayores de 60 años. El sociólogo estima que tu imaginación aportó algo, si no bastante y que algunos personajes los exageraste hasta la caricatura.

Los dos ingenieros se sintieron impresionados ya que el bajo mundo que nos descubres es preocupante, por lo que recriminaron al sociólogo. El abogado y el sociólogo, a su vez, entablaron recia polémica. Me enorgullece leer que tanta gente que quiero y respeto haya opinado así sobre mi libro, aunque le siga pidiendo a mi Dios que me de la humildad necesaria para no ser petulante.

También, intentando ser fiel a esa humildad, confieso que debo agradecer el actual nombre a uno de esos lectores secretos. En el año , mientras asistía a la presentación en la provincia Las Tunas de uno de mis libros publicado por editoriales cubanas: Me pareció tan perfecto el título que él mencionó que, a mi regreso a La Habana, decidí cambiarle el nombre al libro.

Desde entonces, y gracias a ese lector anónimo, este libro se llama Habana Babilonia ó Prostitutas en Cuba. Y esta que he contado, es su historia. I will never forget my first years in a literary workshop. It was one of those literary workshops, fortunately, with special advisors and a special status, which did not abound on the island, as I realized years later, when I began a war without quarter against the system of literary workshops and the many writers who defended that way of perfecting the creative talent of the young people we had, pitting them against each other so that, in order to belong, they had to suffer what was considered an indispensable step on the island for anyone aspiring to be a writer.

Our workshop was special because it reunited special people. My happiness doubled, years later, exactly in , when Alberto Garrido and I decided to compete for the House of the Americas Literary Prize, he with a book of short stories and I with my already well-known testimony Havana Babylonia or Prostitutes in Cuba.

All the unofficial news had us both winning the prize: Throughout the book, and during seven chapters, four structural blocks alternate: The book consists of more than pages. At this point I must clarify something: The moment will soon arrive.

It is certain that the following day and for several days, the foreign media the Miami Herald , Radio and Television Martí, about ten digital newspapers, etc. I turned down all those offers. And I must add that someone stole one of the three copies that I presented to the House of the Americas award office the organizers returned only one to me when I went to retrieve them and told me that, inconceivably, the other two had disappeared , that someone photocopied the book and posted it on the Internet, even the last page with my personal information, including my telephone number and address.

That made me sad and happy at the same time. Sad, because someone committed an act of piracy without precedent in the history of the country, which was done without my consent and which obliged me to bring an international lawsuit for an act of piracy and legal proceedings to find the pirate. Happy, because the book began to circulate, attracted readers, and in a few years I had received thousands of messages from all over the world in my mail.

I had to buy an answering machine, and every month the mailman brought to my house anywhere from ten to twenty letters. While the Cuban cultural authorities permitted me to keep my email through Cubarte the network of the Ministry of Culture , and until they took it away from me in an act that I consider pure cultural fascism, I received daily, for several years, between two and five messages that I decided to save in a special archive, and to which I turned and turn from time to time, especially when some news reaches me that I consider lamentable people dismissed from their jobs for reading a book considered clandestine, workers reprimanded, people labeled as unpatriotic for defending the thesis that I defend in the book, to mention just a few.

Today, if that person who stole my book from the House of the Americas award office appeared, I would do him the honor of an acknowledgment for a simple reason: I was known as a writer in my country; although it seems immodest, I must say that I was one of the most known and mentioned writers by the literary critics, but that knowledge was widespread only among those of us who were in the milieu and those who read, since in Cuba writers do not have the same success as musicians and athletes, who are public figures.

Although it hurts us to say it, if you ask the average Cuban for a name of a well-known writer, you surely will get a shrugging of shoulders and, in the best case, you will hear: Again your stories move me; in Havana Babylonia the verb is aggrandized in your hands. I have read few studies about a moral scab——prostitution in this case——that have such a narrative skill. It is a book written from the heart, because you note that it was deeply distressing to write. For that reason it is distressing to anyone, even when it is a question of some of those empty souls who are so abundant on our no-longer-blue planet.

Congratulations for this fascinating study. It is a pity for your country that it now cradles an evil from which no one has ever managed to escape. Sadness for the blame we have for not having stopped such a disgusting evil; and impotence for knowing that this reality is growing and becoming more complex every day.